Alquilar un coche es uno de los momentos más tensos a los que te puedes enfrentar a la hora de contratar un viaje o un paquete de vacaciones:

  • ¿Qué modelo elijo?
  • ¿Grande, ande o no ande?
  • ¿En qué compañía?
  • ¿Qué tipo de seguro?
  • ¿Con o sin GPS?
  • …¡AAAG!

Además, teniendo un bebé sí o sí tendrás que poner silla infantil y asegurarte de que sea grande para tener espacio para carrito y todas las maletas que lleves para el viaje.

Cuidado si quieres alquilar un coche con silla infantil ⚠️

En un principio todo parece idílico, en unos pocos clicks aquí y allá eliges tu coche y los servicios que necesitarás.

Reservas tu coche del tamaño suficiente para que quepan todos los bártulos del viaje, no te pides el GPS porque con el movil vas que chutas (bendito roaming gratuito), coges un seguro a todo riesgo si piensas despeñarte por una montaña… y ya solo falta la sillita.

Nosotros nos decidimos en esta ocasión por Thrifty, una low-cost de Hertz, para nuestro viaje a Estados Unidos.



Afortunadamente las compañías de alquiler (supongo que todas) tienen sillas infantiles disponibles para llevar con seguridad al bebé en el coche; eso sí, a un “módico” precio de $12 al día, que para 10 días se convierte en $120 (cada compañía será distinto), pero la seguridad de tus hijos merece la pena, ¿no lo crees?

Aunque te duela el bolsillo, no tienes otra, y al menos esperas que sea una sillita decente y segura.

Pues bien, tras aterrizar de tu largo y cansado vuelo, vas a recoger tu coche y… oh, ¡qué pena! Te han tenido que dar un coche más grande de lo que has pedido, porque el económico se ha agotado. Más grande, con GPS, con Android Auto/Apple CarPlay… Y pensar que te cobraban $6 al día por un GPS…

Lo malo viene ahora. Te indican que puedes recoger la silla infantil tú mismo de una estantería, donde con suerte encontrarás una del tamaño esperado (y limpia). Porque haberla reservado con antelación no quiere decir que vayan a tener una sillita de bebé reservada, esperando impacientemente tu llegada.

–👨🏻 Uf, la última sillita.
–👩🏻 Por poco nos quedamos sin ella
–👨🏻 Esto… no sé montarla, voy a pedir ayuda.
–👨🏻 ¿Me podría ayudar, por favor, a montar la sillita?
–👷🏾‍♂️ Sorry no tengo ni idea, móntela usted mismo.
–👨🏻 GRACIAS 😒
–👨🏻 Em… cariño que no nos saben o no quieren ayudarnos.
–👩🏻 Pues a hacerlo nosotros.
–👨🏻 Mmmmm…. Según esta foto aquí falta una pieza… Bueno parece que no es necesaria, solo eleva un poco la sillita.
–👩🏻 No es nuestra sillita de España, pero bueno, parece que así no se mueve demasiado. Conduce suave, por favor.

Conduciendo… 🚗

–👩🏻 Ve más despacio que la cabeza se le cae para los lados.
–👨🏻 Vale, ya bajo la velocidad a modo Flanders.
–👩🏻 Los cinturones están muy juntos y no tienen protectores, le rozan mucho el cuello.
–👨🏻 Parece que también le falta un reductor…

 

Sillita Infantil incómoda

Sillita Infantil incómoda

Dos días después, vamos a una tienda outlet…

–👨🏻 Mira, la sillita que tenemos en el coche por $42 y, ¡CON TODAS LAS PIEZAS QUE NOS FALTAN!
–👩🏻 No lo pienses más; la compramos y devolvemos la otra… nos han timado. ¡RECLAMA!

En la oficina de alquiler:

–👨🏻 Hola, quisiera devolver la sillita del bebé
–👩🏿 No se puede, usted ha reservado la sillita para 10 días. Además, usted alquiló el coche en otra localización.
–👨🏻 Sí, pero a esta silla le faltan piezas y es peligrosa. Me niego a lleva a mi hija en esta silla.
–👩🏿 Voy a consultar con mi superior
–👨🏻 Gracias.
–👩🏿 Disculpe las molestias, Sr. PadrePrimerizo, le devolvemos el importe íntegro de la sillita.
–👨🏻¡GRACIAS!

Al ir al aeropuerto a devolver el coche y tomar el vuelo de vuelta, puedes regalarle la silla a algún conocido o a alguien que vaya a alquilar coche… o tirarla a la basura directamente. Tú decides. La compañía de alquiler no se merece una silla infantil totalmente nueva, después de este pésimo servicio.



El gran consejo de hoy es: Si vas a alquilar un coche, necesitas una sillita infantil y tienes conocidos en tu destino, intenta que vayan al aeropuerto y te presten, les compres por internet o te compren una sillita en condiciones. O puedes facturar la sillita en el avión, si te fías de que no le den golpes.

Después de todo el lío, conseguimos ahorrar $40, así que nos salió bien la jugada, sin quererlo. Ah y no creo que vuelva a alquilar con Thrifty, a parte de la experiencia contada, los precios de los peajes son abusivos.