Hola soy Jorge, y hoy te presento el prestigioso «Método CAHBMDA», más conocido como mi «Cursillo de Aprendizaje del Habla para Bebés Menores de Dos Años». 

Ante todo, este cursillo no está avalado por ninguna universidad de renombre. Está basado en los únicos trucos que he usado para enseñar a hablar a mi hija, así que ni siquiera está contrastado con otros padres. Úsalo bajo supervisión materna, y asegúrate de trabajar en equipo para lograr una mayor efectividad.

Principios básicos del habla

Hablar es la principal forma que tenemos los seres humanos para comunicarnos entre nosotros. Casi todos estamos capacitados para hablar, y a partir de un año es cuando un bebé comienza a pronunciar sus primeras palabras.

¿Cómo estimular ese aprendizaje? Pues, aunque parezcas tonto, debes hablar con tu bebé desde el primer día, e incluso antes de que nazca. Cuanto antes se acostumbre a tu estridente voz, mejor te vendrá para que tu hijo te reconozca y te considere un modelo a seguir.

Enseña a hablar desde la barriga
¿Hay alguien ahí? ¡manifiestate!

Puedes pensar que al principio es como hablar con una planta, pero la diferencia radica en que los bebés responden a tus estímulos bucales, además de que no son verdes. 🌵≠ 👶🏼

Canta a tu bebé y hazle bailecitos

Las canciones relajarán o estimularán a tu hijo, y si además lo combinas con un baile o movimientos, empezará a relacionar y repetir tus contoneos.

No sé si esto es algún sentido del ritmo o musical o qué, pero puedo afirmar que cuando cantaba canciones lentas, la niña hacía bailes más tranquilos, moviendo la cabeza como si se durmiera, lentamente; y si la canción era más movida, agitaba las manos sin sentido y enérgicamente. 

Tu bebé bailará antes que hablar seguramente, y cuando empiece a cantar canciones, alucinarás. De hecho hay canciones que le cantábamos cuando era más bebé (incluso en inglés) y una vez ha aprendido a hablar le hemos vuelto a cantar una única vez y se acordaba de las letras (bueno las últimas palabras).

A los 2 años ya era capaz de cantar de una manera reconocible algunas canciones simples… ¡Increíble!

Enseña a tu hijo cuáles son las partes del cuerpo

Aprovecha, por ejemplo, cada vez que le vistas para decirle cuál es cada parte del cuerpo. Cada semana que aprenda un grupo de partes del cuerpo, puedes seguir avanzando y enseñar partes menos comunes. Y desde el primer día, dile siempre cuál es la derecha o la izquierda de sus brazos o piernas según le pongas la ropa.

Pie derecho y pie izquierdo
Pie derecho y pie izquierdo

Te aseguro que con menos de un año mi hija se sabía todas las partes del cuerpo, y cuando quería dejar a alguien flipando, después de preguntar las partes fáciles le preguntaba “¿cuál es la mano derecha?”, y lo decía. 

Que no se te olvide el cuento de buenas noches

Además de ser un momento bonito y crear un vínculo con tu hijo, el cuento de buenas noches despertará su interés por la lectura. Nunca es demasiado pronto para empezar a contar cuentos, así que hazlo desde el primer día.

Libros de programación web para bebés. Justo lo que un bebé necesita.
Libros de programación web para bebés. Justo lo que un bebé necesita.

Por supuesto no puedes empezar con un libro de Paul Auster (me da vergüenza decirlo, pero ni con 33 34 años puedo), hay cuentos adaptados para todas las etapas. Desde los que son simplemente unas palabras, pasando por las rimas simples, hasta llegar a historias más elaboradas. Todo adornado con colores, texturas y brilli-brillis, para despertar todos los sentidos de tu hijo.

Y no solo consiste en leer. Una vez tu hijo sepa reconocer objetos y cosas, puedes aprovechar y jugar a que busque cosas en las páginas del cuento: ¿dónde está el gato?, ¿dónde hay un bebé?

Los libros con rimas cortas, como los de Pequeña y Grande, de María Isabel Sánchez Vegara son los que más le gusta a nuestra hija. Llegó un momento en el que ella sabia la última palabra de cada página.

Nuestra biblioteca infantil después de 2 años
Nuestra biblioteca infantil después de 2 años

Compra imanes de animales para la nevera

No sé que les pasa a los niños con los imanes o con los frigoríficos, pero parece que tienen cierta fijación extraña; así que, ¿por qué no aprovecharlo para que aprendan al mismo tiempo que te rayan tu nevera nueva?

Pues eso, cómprate una caja de animales infinitos y ve sacándoselos por turnos. 🐊 🦁🦒🐬 Este es el modelo que tenemos, con 36 animales (más de uno está inaccesible debajo de la nevera):

Imanes de animales para la nevera
Imanes de animales para la nevera

Por supuesto tienes que jugar con tu bebé y repetirle tropecientas veces cuál es cada animal, y preguntarle ¿dónde está el perro?, ¿dónde está la vaca?, etc.

Y si además tienes la capacidad de reproducir sus sonidos, otro truco que aprenderá.

El día que vayas al zoo y le enseñes cada animal de verdad, flipará, te sentirás orgulloso, y si empiezas a oírle imitar a los animales, ya ni te digo.

⚠️ Consejo importante: Evita usar los diminutivos

Según los bebés vayan creciendo, pasarán de emitir sonidos vocálicos simples, a pronunciar monosílabos y bisílabos (todo un logro 🏅).

Pues ten cuidado, porque en su idioma, parece que solo es importante decir el final de cada palabra, así que evita decir “cochecito”, “bracito”, “cabecita”, “orejitas”, “abuelito”, “deditos”, si no quieres que tu hijo llame a todo “ito”, “ito”, “ita”, “itas”, “ito”, “itos”… y te toque descifrar sus mensajes.

En serio, eso es lo primero que aprenden, y puede ser difícil adivinar qué quieren decir. Los abuelos necesitarán más de una llamada para descifrar lo que su nieto les pretende decir.

Enseñar a hablar es lo que tiene, salen a relucir todos nuestros vicios a la primera.

Diccionario Bebé-Padres / Padres-Bebés

Una vez empiece a decir palabras completas, te darás cuenta de que comete muchos fallos. Es normal, todavía no tienen desarrolladas sus capacidades al 100% (muchos adultos tampoco).

Quién sabe, lo mismo tienen su propio idioma, así tú también debes prepararte y aprenderlo para poder satisfacer sus necesidades.

Un ejemplo de nuestro diccionario 📖:

  • Bubón = Yogurt
  • Abelo = Abuelo
  • Pipo = Eructo
  • Birón = Biberón
  • Ota bavés = Otra vez
  • Bram-Bram-Bram = The Wheels on the Bus go Round and Round
  • Bisipaider = The Itsy Bitsy Spider

La evaluación

Este método no tiene examen final. Todo se aprende sobre la marcha y no hay faltas de asistencia. Es 100% tu actitud, sobre todo de los padres. Se puede impartir en cualquier idioma, en cualquier horario que te venga bien y desde cualquier lugar del mundo. El material es libre, y el presupuesto el que tú quieras.

Como puedes intuir todo esto ha sido un poco de coña, solo he seguido mi instinto paterno combinado con mis ganas de conocer cómo de fácil aprende un niño a decir ciertas cosas. Enseñar a hablar a tu hijo o enseñar cualquier cosa puede ser divertido y te llenará de orgullo saber que has sido tú el que le ha enseñado.

Dicen que la estimulación es primordial para desarrollar el cerebro de los niños, y eso es básicamente lo que he hecho, y parece que ha funcionado. Jugar y aprender eso eso es todo. No he forzado a mi hija de ninguna manera, y todo ha sido basado en juegos, porque es importante que sea disfrute y diversión, no una obligación.

Y si tu hijo no habla en 2 años, tranquilo; y no pretendas que sea superdotado, eso no se aprende. Cada niño tiene su ritmo, y seguramente sepa más de lo que pueda o quiera expresar.