Esto se está haciendo eterno. Más que nueve meses parecen nueve años. Ya no te acuerdas de cómo ir a un restaurante y pedir sin pensar en cómo están las cosas cocinadas, y llevas meses comprando y comprando solo cosas para vuestro futuro hijo. Has perdido la poca paciencia que te quedaba.

Para ellas será aún más pesado que para nadie, que tienen que cargar con la barriga a todas partes, y son las que se quedan sin probar los deliciosos quesos que te comes delante de ella mientras te dice «come, come, que no pasa nada».

Pero siempre hay cosas que puedes hacer para amenizar esa larga espera.

¿Qué hacer mientras esperas el parto?

Foto divertida embarazo barrigas, para esperar con paciencia el parto.

  • Dar paseos por la playa con la barriga al aire.
    • Un poco de fresquito y luz no le vendrá mal al bebé, para irle preparando a lo que viene fuera.
    • Si vas a una playa nudista, te aseguro que no te miran mal por ir con la barriga al aire.

Dando un paseo por la playa con la barriga al aire una vez todo está listo

  • Poner música clásica, para que el bebé vaya entrenando su oído con el concierto de año nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena.
    • 😈 Mientras la madre no se dé cuenta, pon algo de música que te guste a tí tambien. Aunque es difícil que no se dé cuenta…
  • Dejar que se aprovechen de ti con los últimos antojos.
  • ¡Practicad mucho sexo!
    • Los espermatozoides (las prostaglandinas, una palabra que usarás más de lo normal cuando sepas lo que son) pueden inducir el parto . Ya estáis listos, así que no hay nada que perder.


  • Dar masajes perineales.
    • Estos masajes ayudarán a mejorar la elasticidad de la vagina y así facilitar el parto y minimizar lesiones.
    • Si el truco de las prostaglandinas no funciona esto será lo más parecido que encuentres al sexo.
    • Os enlazo el vídeo, muy interesante, para que aprendáis a dar estos masajes.

¿Qué no hacer cuando se sale de cuentas?

Bajo ningún concepto deberías hacer lo siguiente:

  • Ir a un cumpleaños de niños, rodeados de otros mil niños.
    • Siempre hay algún niño malo que contagiará a todos… y a la mamá embarazada también (y al padre primerizo también).
  • No pidas comida a domicilio.
    • Ya te hartarás cuando llegue el bebé y no tengas tiempo para cocinar o no hayas hecho la compra.
  • No os vayáis de viaje.
    • Solo faltaría ponerse de parto en un país desconocido… y peor aún si no conoces el idioma.

Pues nada, ya solo os queda esperar a que aparezcan las contracciones, o que se rompa la bolsa, o que en las revisiones de monitores que le harán a tu mujer cada semana, le digan que está de parto… o que pase muchos días desde que sale de cuentas. Hay bebés que no quieren salir de lo a gusto que están dentro de la barriga… así que tendréis que tener paciencia.

Como dice el refrán, «La paciencia es la madre de toda las ciencias». Y como otros refranes, se puede cambiar el final por patada en los cojones; «La paciencia es la madre de la patada en los cojones».