Enhorabuena, te acabas de convertir en padre, primerizo (o no primerizo). Durante el embarazo te has ido preparando para lo desconocido, y seguro que el futuro que os depara es aún más desconocido.

  • ¿Cómo se cuida a un bebé recién nacido?
  • ¿Se puede mojar?
  • ¿Cada cuánto hay que lavarlo?
  • ¿Cuántas veces al día comen?
  • ¿Cambias el pañal solo cuando haga caca, o también con los pises?
  • ¿Hay que ponerle cremas?
  • ¿Le puede dar el sol?
  • ¿Por qué llora ahora?

Tantas preguntas, y algunas de ellas tan estúpidas que si no fuera porque solo quieres lo mejor para tu bebé, no las preguntarías por vergüenza.

Sepultado por pañales

Primeras horas de vida

Tú te crees que los días que os paséis en el hospital van a ser un muermo. El bebé durmiendo o mamando el 90% del tiempo, y tú haciendo millones de cambios de pañales…y ayudando en todo lo que puedes a la madre.

En un principio puede sonar aburrido, pero cuando descubras que no tienes tiempo ni para ir al baño verás que no es monótono para nada.



Empiezas con un cursillo acelerado de cuidados básicos del bebé: Cambio de pañal, baño, peinado, manicura y pedicura. Como la madre estará en cama, te toca a ti aprendértelo bien.

Seguimos con el papeleo, que si hay suerte y un diluvio no se ha cargado el sistema informático y no se recupera en 3 días, podrás hacerlo todo dentro del propio hospital.

Luego, en la habitación, cada dos por tres tendrás a un médico pasándose a preguntar, observar (y medicar si es necesario). Y si tienes algún enchufe por el hospital, te traerán un poco de todo de estranjis, para haceros la estancia más agradable.

El niño (o la niña) aprovechará momentos aleatorios para llorar, hacerse pis, o caca. Gracias a tu cursillo acelerado ya no hay excusa para demostrar lo buen padre que eres 💪🏽. Así que abre ese pañal, empieza a limpiar y… ¡Oh no! Se mea otra vez y moja todo alrededor. No te preocupes, cambia las sábanas y el pijama (y cámbiate tu de ropa si te han disparado), y todo listo.

Las visitas Familiares

¿Qué es mejor? ¿Recibir las visitas en el hospital, o en casa?

En casa ya tienes preparado un arsenal de bebidas y aperitivos para todos, pero sabiendo que luego hay que recoger, limpiar, etc., a lo mejor te conviene recibir cuanto más gente puedas en el hospital.

Bueno, en realidad, una cosa no quita la otra. Tu bebé es la novedad y todos querrán darle la bienvenida al mundo.

A no ser que a tu mujer no le apetezca que nadie la vea recién parida, y en una bata fea de hospital, el hospital es un buen punto de encuentro. Además tú podrás disfrutar de una escapada para tomar algo, o descansar. Yo me aproveché de mis suegros para poder echarme una buena siesta 😜.

Esta es la moda que se lleva en los hospitales

Esta es la moda que se lleva en los hospitales

Los familiares y amigos aprovecharán para cumplir los deseos alimentarios de tu mujer, suprimidos algunos de ellos durante el embarazo: jamón, bombones… y algún regalillo para el recién nacido.

Hasta luego hospital 👋

Tras dos o tres días, si todo ha ido bien, podréis salir al mundo exterior con vuestro precioso bebé. Pregunta todas las dudas, por obvias que sean, al personal del hospital antes de irte. No querrás tener que volver.

Asegúrate de haber llevado ropa para el bebé, no te vayas a escapar con un pijama del hospital. Recoge todo y monta la sillita del coche mientras esperáis que os den el alta, y listo. ¡Sois libres!

Listos para salir del hospital

Padre e hija conjuntados

En casa os espera un arsenal de tuppers hecho por vuestras madres, para que no tengáis que cocinar nada los primeros días. Vuestro hijo, si tenéis suerte, con la madre tendrá todo lo que necesita para comer y crecer fuerte.

Y poco más. A cuidar de vuestro recién nacido lo mejor que podáis. Seguro que lo hacéis bien.